22 diciembre 2011

La Navidad en Glasgow

En Glasgow, el pasatiempo mayoritario en estas fechas es el mismo que en el resto de Europa: hacinarse en centros comerciales a respirar villancicos recalentados y sufrir berrinches de niños a quienes no calma ni el chantaje con el barbudo tripón, mientras se gasta dinero que no se tiene en regalos que no se aprecian. Para sobrevivir el trauma hay dos posibilidades: comprar todo por Internet, o acercarse al centro ciudad y alternar los centros comerciales agobiantes y asequibles (como St Enoch o Buchanan Galeries) con una visita a los de más postín.

Los grandes almacenes House of Fraser son famosos por su despliegue de luces. Es habitual en estas fechas ver a gente que, como yo, entra y sube al piso más alto (hogar, menaje) sólo para sacar una foto.
House of Fraiser. Buchanan Street, esquina con Argyle Street.
Este año el popular centro comercial Princess Square ha sido reformado, algo que se ha aprovechado para cambiar la decoración navideña sin perder su habitual esplendor.
Fachada de Princess Square, Buchanan Street
Interior de Princess Square
En el centro hay también varios mercadillos. Están el de Sloans y el de la Merchant City, que abren varias veces al año, pero el más festivo es el de la plaza de St Enoch.

Esta feria empezó como una copia a los famosos mercadillos navideños alemanes, con vino especiado y salchichas gigantes incluidas, pero se ha ido expandiendo y hoy, entre las tallas artesanales, jerseys, plantas y chucherías se puede disfrutar de hamburguesas de avestruz o jabalí, tortitas danesas, patatas a la provenzal, churros, bocadillos de cerdo asado con salsa de manzana, filetes de buey, burritos mejicanos, paella, ponche de sidra... Aunque más llamativo para mí es lo que no hay: platos típicamente británicos.  No hay ni pavo, ni pastelitos "mince pie", ni "christmas pudding". Ni siquiera el ponche invernal de whisky "toddy". Para tomar un té hay que entrar en el edificio rojo del centro, antigua oficina de transportes convertida en una insulsa cafetería de la cadena "Nero".


En George Square -la plaza del ayuntamiento- están las atracciones infantiles. Lo que un día empezó con un belén, árbol y un simple carrusel hoy continúa con una preciosa pista de hielo, la espectacular noria, tobogán y columpios giratorios.
George Square (plaza del ayuntamiento)
También en George Square, se ha montado un bar donde recuperarse del frío con cócteles mientras se disfruta del clásico del cine "It's a Wonderful Life".
Pub temporal en George Square
Otros entretenimientos navideños incluyen los conciertos clásicos en los teatros o los de villancicos con té y "mince pie" en la iglesia local. Mención especial merecen las pantomimas o "phantos". Se trata de teatro infantil participativo basado en cuentos populares. Por lo general, se consideran el último reducto de actores fracasados y ex concursantes de Operación Triunfo. Una excepción a esta regla es John Barowman, el popular actor de la serie de ciencia ficción Torchwood, que aprovecha su ya tradicional participación en Aladino o Blancanieves para volver a Glasgow -su casa- por Navidad.

Este vídeo de Barrowman no es muy bueno, pero da una idea.

Felices fiestas

7 comentarios:

  1. Variedad parece haber. Aunque también es cierto que tanta parafernalia, color, luz,villancicos, James Stewart cantando al piano, etc...acaban por cansar un poco. Y creo que allí lo viven con una pasión desatada xD. pero en fin, son unas fechas especiales, supongo que este año especialmente para ti, así que...disfrútalas un montón. Un abrazo :)

    PD: Me encanta tu definición: gastar dinero que no se tiene en regalos que no se aprecian, jejeje ;)

    ResponderEliminar
  2. Una estampa navideña abigarrada pero atractiva, tal como la cuentas y enseñas.

    Que seas feliz, también en Navidad.

    ResponderEliminar
  3. acabamos de votar tu blog, puedes darnos un voto? http://lablogoteca.20minutos.es/coruna-online-25446/0/

    ResponderEliminar
  4. Luminosidad y esplendor por doquier y a ver quién da más. Me gusta el decorado y me maravilla. Pero no ´se si me quedaría con los mercadillos, esos del vino, salchichas y productos típicos. Aunque en comida británica no sé si habrá mucha variedad...
    Cuando nombraste el gordo tripón me vino a mi mente una canción-nana que habla del trípón pero es para un bebé. Pego el enlace por si quieres escucharla. No encontré más versiones que la de Mercedes Sosa.¿Cómo hago para votar tu blog?. Deseándote lo mejor para ti y para los que te rodean. La canción para Jueves como regalo de "arrorró".Un abrazo.


    http://grooveshark.com/s/Duerme+Mi+Tripon/48wZTJ?src=5

    ResponderEliminar
  5. Explorador: efectivamente, en estas tierras Navidad y San Valentín se viven con pasión desaforada. La ventaja hoy es que desde que los regalos se pueden comprar por internet podemos dosificar la fiesta mejor.

    José Núñez de Cela: Gracias por la visita, y que tengas unas buenas fiestas tú también.

    Victor Lamela: teniendo en cuenta que el intercambio de votos va en contra de las reglas del concurso y que nuestro contador está en cero, ya bastante es si no te denunciamos.

    tanci: a mi los mercadillos me encantan. La mayoría de los regalos no me atraen, pero la variedad culinaria es bastante para tenerme entretenida año tras año.
    Echaré un vistazo a la canción, porque no me suena.
    Para votar al blog tienes que participar en el concurso, es uno de los motivos por los que estamos en él, para votar a otros :-).

    ResponderEliminar
  6. Dios qué fotos más bonitas! Dan ganas de plantarse allí ahora mismo!!

    ResponderEliminar